18 nov 2020

Cuando se está bien...

“Cuando se está bien

las acciones de uno cesan

sumergiéndose en ese estado

desde el que uno aclama su

estar bien.


Tolerará que le aumenten el estado

consentirá lo que no le repercuta

pero su balance energético es el apropiado

como para que entienda

que así se está fenomenal.


Esto, que es algo muy personal,

puede convertirse en finalidad

e incluso desasosiego

cuando así quiera permanecer

no contentándose con su experiencia

sino demandando su suceder

al como necesidad se padezca.


Así que ese punto álgido contemplativo

que bien dura un instante o un ya

y tras él todo es desgaste

convierte a esa experiencia

en comparación con la realidad.


Esta falta de resultados esperados

que es la cotidianidad

genera un constante esfuerzo

por encontrar aquello que uno conquistó

y el recuerdo ansiosamente

empuja por obtenerlo otra vez

con acciones voluntarias e inconscientes.


Entonces, ese bien estar

es sólo una figuración rememorada

porque al suceder tan difícilmente

significa que el bien no siempre vence

sino que hay que estar esforzándose

porque el mal no te hunda

y aunque sea obviado

es la pura realidad.


Así es la naturaleza

que te hace estar siempre alerta

intentando que su ser particular

supere cada instante con fuerzas

para conseguir arañar unos segundos

al inevitable final

pero, si lo supiera podría optar

por un dejarse llevar

aunque al no ser más que un autómata

sólo hace lo que ha de hacer

según el rol que le toca

en el constante beneficio

de la ignota vida.”


Dabvid Botía

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.