20 ago. 2018

En la naturaleza todo es más...

Foto propia

"En la naturaleza todo es más,
pues sólo el más adaptado
vale para transmitir sus genes al futuro
que serán el motivo de poder ser más
para su descendencia.

En ella no existe espíritu ni alma
ni deidad ni demonio
sólo el poder ser uno mismo
y transmitir su aprendizaje,
en genética y en memoria,
a la siguiente generación.

En los seres humanos
ese más es el día a día
y en esta sociedad artificial
quien es más, es quien…
es feliz, rico, poderoso, sin igual,
incluso sin poder tener hijos los tendrá
y lo reclamará tanto por dignidad
como por normalidad.

En ellos existe deidad y demonio
quienes impregnan su alma
del espíritu de aquellas emociones
a las que uno se sienta atraído
de sentir algo que no sea lo de siempre
superando así el hastío
de no ser más.

En la naturaleza, ser más
es sobre ser rápido, fiero, hábil,
cauteloso, resistente, potente...
porque sólo así, de esa manera,
hacen lo que tienen que hacer
para ser pura pulsión.

En los seres humanos, su ser más
es sobre el control de su cotidianidad
pues de ello versará toda su vida
y su despliegue de virtudes
se verterán en esa realidad creada
buscando el agrado personal voluntario
por encima de todo.

En la naturaleza todo es sobrevivir
desde el sentimiento al pensamiento
utilizando la memoria como aliada
de un mejor futuro.

En el mundo humano
desde el pensamiento al sentimiento
todo sea para ensalzarse a uno mismo
y en la memoria permanezca el ego
como motivo de cualquier avance,
porque todo es vanidad.

Quizá no nos diferenciemos tanto
pues en cada más está el menos
ya que cuanto más nos alejamos
menos capacidades retendremos
para el normal devenir natural
empujandonos a huir hacia un futuro
que por más irreal, más nos constreñirá
y menos naturaleza soportará,
aunque a ella, nada le importa
pues su eternidad soporta
cualquier extinción
por ser quien da y quita el tiempo
a todo.

La naturaleza genera los seres
y unos de otros se valen para vivir
estableciéndose los equilibrios
que dan continuidad a las especies
en un mundo de condiciones cruzadas
hasta la siguiente catástrofe.

Nacientes del mismo instante
somos todos sus hijos
y dotándonos de  capacidades
podemos transmitir cierta mejora
como realimentación necesaria
para una descendencia más adaptada,
pero ésto no es poder nuestro
sino nuestra espada de Damocles
así que tan sólo aliándose la humildad
con la efímera temporalidad
dentro de la imitación natural,
es como podremos colaborar
a un futuro mejor."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.