5 oct 2020

Para ser egoísta no hay que ser libre...

 “Para ser egoísta no hay que ser libre

al nacer ya con esa premisa

y vamos por la vida con prisa

ajustando el paso a los demás.


Cuanto antes, uno quiere abastecerse

de lo que sensorialmente apetece

ya que en su llamada

se encuentra el bien estar.


¿Qué mérito tiene ser así?

Ya nacemos siendo animales

pendientes de nuestros instintos

penduleados en el rítmico acoso

del vaivén de perentorias necesidades

cuando éstas se hacen notar

con su particular y desagradable malestar,

desde la dependencia más natural

hasta la más artificial.


¿Dónde está la diferencia humana?

Pues si hago lo que me da la gana

del solitario animal, difiero en nada

pero convertir en gana lo que debe

en algún animal de madurez es muestra

dotando a otros de protección y aprendizaje,

lo cual va más allá de la egoísta apetencia.


Así que para ser egoísta no hay que hacer nada

y nada te costará hacer lo que te dé la gana

porque hasta de la estrategia para adquirirlo

la naturaleza te dotó guiando tu instinto.


Lo difícil es otra cosa hacer

distinta de ese hacer lo que te dé la gana

y superando el instinto ir más allá

de la propia contingencia animal.


Quizá esto sólo suceda

cuando a alguien le importe alguien

pues entonces se produce la diferencia

de que hacer cosas distintas de las que apetecerían

y convirtiéndolo en lo que les dé la gana

haya libertad porque hay elección de gana

y balance entre lo que pierde y gana,

aunque mejor lo explicaría cualquier animal.”

05/10/2020

No hay comentarios:

Publicar un comentario

podcast

Os presento los audios en los que he dividido un ensayo que espero os cale. Aunque está ordenado desde el último al primero, aconsejo empezar por el principio.